Las principales causas de despido en una empresa en España

Todas las legislaciones laborales tienen su propio medio de operar de acuerdo a las diferentes relaciones laborales existentes entre patronos y trabajadores y generalmente aplican en sus diferentes argumentos en defensa de los trabajadores y trabajadoras muchas pautas que están establecidas en los estatutos de la Organización internacional del Trabajo conocida también por las siglas OIT, donde se indican universalmente las principales causas de despido en una empresa en España.

Particularmente la legislación de España

Normalmente desde tiempos muy remotos las relaciones entre patronos y trabajadores han tenido serias discrepancias y por esa razón las legislaciones laborales se van amoldando al tiempo y a las circunstancias por lo que hoy en día particularmente la legislación de España luego de intensas discusiones se ha llegado a la conclusión de que hay tres tipos de despido los cuales afectan tanto a empleados como a patronos, y vamos a tratar de explicar de una manera didáctica para que sea fácil de entender su aplicación.

Despido disciplinario

Este, se aplica cuando el trabajador viola el contrato establecido de manera grave y de plena conciencia. Aquí se puede establecer que el trabajador incumple flagrantemente una serie de actuaciones que van desde faltas mus seguidas al trabajo así como agresiones tanto físicas como verbales a todos sus compañeros de trabajo incluyendo al personal directivo y administrativo.

Despido por causas objetivas

Aquí, se toma en consideración que el trabajador no tiene la culpa y las causas que lo originan parten de la falta de preparación para desempeñar el trabajo por falta de conocimientos técnicos, así como también incide fuertemente el aspecto económico.

Despido colectivo

Es donde el trabajador tampoco tiene la culpa de lo que está sucediendo ni conoce las causas que promueven su despido, y aquí pueden incidir varios factores tales como falta de producción, fallas administrativas e igualmente fallas técnicas. Para que sea considerado despido colectivo se deberá despedir en un plazo de 90 días máximo dependiendo del tamaño del plantel de trabajadores a un número preestablecido de trabajadores.

Especificidades del tipo de despido

Para poder aplicar el despido por causas objetivas el patrono debe comunicarle por escrito mediante carta al trabajador con preaviso mínimo contemplado en la ley de 15 días mínimo, además en ese escrito se debe especificar claramente las causas del despido que pueden ser:

Ineptitud para trabajar y esto hace alusión a la falta de interés del trabajador para desempeñar determinadas funciones y para que este supuesto se dé la incapacidad debe producirse después del periodo de prueba y debe ser de forma permanente, no temporal.

Falta de adaptación por los continuos avances tecnológicos requieren una constante actualización de conocimientos para adaptarse a las exigencias del puesto de trabajo. Si después de un mínimo de dos meses el trabajador no logra adaptarse es causal suficiente para su remoción inmediata.

Faltas de asistencia al trabajo aun siendo justificadas, y para despedir al trabajador se deben cumplir ciertas condicionantes a saber; que las faltas no se deban a huelgas generales, a la posibilidad de haber sufrido un accidente o también motivada por enfermedad, incluyendo los asuntos de maternidad (si la falta dura más de 20 días es considerada que existe una enfermedad grave.

Otras de las causas de despido justificado son llegar ebrio al trabajo y molestar a todos los compañeros, así como también el consumo compulsivo de drogas alucinógenas que perturben la tranquilidad dentro de la empresa.

También pueden despedir al trabajador por causas económicas no imputables al trabajador por supuesto pero si la empresa ha registrado pérdidas en los dos  últimos trimestres tu despido está justificado; si por avances tecnológicos se entiende que una maquina puede hacer tu trabajo con más eficiencia y rapidez tu despido también estará justificado.

Igualmente pueden prescindir de tus servicios por razones organizativas ya que en algunas oportunidades se requiere reestructurar las empresas por motivos diferentes. Estas modificaciones siempre están bien justificadas y es razón suficiente para removerte del puesto.

Si es por causa de disminución en la producción de productos o servicios las causas para tu despido estarán justificadas y en muchos casos estarán debidamente fundamentadas y aunque siempre es motivo de conflictos, generalmente el patrono logra acuerdos favorables para ambas partes.

En los despidos objetivos las indemnizaciones son de 20 días por año trabajado hasta un máximo de  12 mensualidades y por su parte el trabajador dispone de 20 días para para reclamar su desacuerdo. Y por último hablaremos sobre el despido nulo que es el que se produce  por las causas de discriminación prohibidas y el juez luego de exhaustivas investigaciones lo declara nulo e improcedente y en este caso la empresa debe proceder al reenganche del trabajador.