Como responder: ¿Qué sabes de nuestra empresa?

Una de las preguntas que te puede hacer el gerente de recursos humanos en el momento en que te haga la entrevista de trabajo, pudiera ser qué sabes de nuestra empresa, se supone que cuando tú has metido papeles con el propósito de trabajar en una empresa, lo menos que puedes haber hecho, es informarte a que se dedica esa empresa.

Es algo razonable porque de lo contrario sería imperdonable, que tú vayas a pedir que te den un trabajo, y no tengas la menor idea de en qué te podrías desempeñar. Independientemente de cuál sea tu profesión, lo lógico y razonable, es que al menos sepas si vas a vender helados o calcetines, en el caso de que te vayas a desempeñar como vendedor. Los gerentes de recursos humanos son personas muy astutas, y están muy pendientes del más mínimo detalle para descalificar a una persona.

Este sería un motivo muy valedero, porque en realidad, si tú tienes el tupé de aceptar una entrevista de trabajo, sea vía video cámara, o peor aún se es presencial, no hayas tenido la curiosidad de saber a qué se dedica esa firma donde piensas pasar la mitad de tu tiempo útil. El nombre de la empresa no quiere decir absolutamente nada. Por ejemplo un nombre de mujer, se pudiera asociar a una fábrica de ropa, pero realmente es una fábrica de maquinarias pesadas.

Averigua por internet a que se dedica la empresa donde piensas enviar tu Curriculum Vitae

Es algo de lógica y de sentido común, así que volvemos a repetir averigua por internet a que se dedica la empresa donde piensas enviar tu Curriculum Vitae, cuando expreso mi deseo de trabajar en una empresa determinada, antes de enfrentarme al gerente de recursos humanos, lo menos que puedo y debo hacer, es ir al portal que esa empresa tenga en las redes sociales, y saber las cosas más importantes que aquí se reflejan, por ejemplo, es bueno saber desde que fecha están en el mercado español.

Otra de las cosas importantes de averiguar es quien es el fundador, o los fundadores, si están aún vivos, o por el contrario ya fallecieron, si su procedencia es extranjera o si autóctona, si tienen otras sucursales donde me pudieran enviar en un momento dado.

Si esas sucursales operan también fuera de las fronteras y en qué países específicamente, por si me interesara una plaza en el extranjero. ¿Cuántos trabajadores operan allí? Para tener una idea de cuantos compañeros de trabajo van a compartir conmigo.

¿Cómo debo presentarme vestido en mi primera entrevista de trabajo?

En esa primera cita, tu entrevistador se va a hacer una idea de tu personalidad, y es por eso que no debo descartar esta pregunta de cómo debo presentarme vestido en mi primera entrevista de trabajo, a lo que te decimos que debes ser muy prolijo al escoger tu vestuario en esa oportunidad. Aquí no se trata de deslumbrar con un traje Montreal, o de un concurso de belleza. Lo importante es que tu atuendo de vestir sea impecable.

Nos referimos exactamente a la pulcritud de tu apariencia, en primer lugar la ropa debe estar muy limpia y bien combinada. No te vas a presentar como un arlequín con unos pantalones bombaches, una tela vaporosa y cada pieza de vestir con un color diferente.

Trata de no combinar más de dos colores en tu vestimenta, y que estos colores combinen entre sí. Nos referimos, si vas de marrón, trata de combinarte con beige, e igualmente combinar tus zapatos y tu bolso de mano.

Si no tienes buen gusto en el vestir, pide asesoría con alguien que sí lo tenga. Puedes usar un poco de perfume, de alguna fragancia que no sea muy penetrante, y cuida mucho la buena presencia de tus uñas y de tu cabello.

Unas uñas mal presentadas, con una pintura a medio caer, o largas en el caso de los hombres, al igual que un cabello mal peinado y grasiento, dejan mucho que desear de la persona, y echa por tierra cualquier esfuerzo que se haya hecho con la ropa.

La puntualidad es imprescindible en una primera cita de trabajo

Esto es algo de mucha importancia, la puntualidad es imprescindible en una primera cita de trabajo, una persona que se presenta tarde a su primera cita de trabajo con su cara muy lavada, realmente es digna de que ni siquiera se le dé la oportunidad de dar una excusa, porque realmente no la hay. Si se te murió tu madre, definitivamente llama por teléfono, excúsate y pospón la cita, pero no vengas con cuentos chinos que no van a convencer absolutamente a nadie, ni siquiera a ti mismo.