Cómo debe ser la protección a la maternidad, paternidad y familia dentro de una empresa

Todas las empresas están obligadas a brindar apoyo en cuanto a seguridad social a sus empleados, ahora les vamos a notificar cómo debe ser la protección a la maternidad, paternidad y familia dentro de una empresa. La legislación en España para proteger a la madre que va a dar a luz  a un hijo, data desde hace más de un siglo. Y esto varía según el número de hijos que la madre tenga o si es primeriza.

Dependiendo de la salud de la madre o del neo nato, estos permisos podrían prolongarse por más tiempo. Aunque España se jacta de estar muy avanzada en estos menesteres, sin embargo comparándola con otros países de Europa aún se encuentra algo atrasada, pues al parecer aún carece de algunos beneficios para ponerse a la par con los países hermanos del continente.

Sin embargo en España la ley brinda protección a la madre trabajadora y al niño que está por nacer, también se contempla ayuda para el padre de la criatura. La ley emitida al respecto en el año de 1986, está vigente, pero ha habido mejoras en los siguientes años:

Vamos a mencionar las leyes que se han diseñado en pro de la mujer que está esperando un hijo: Ley General de Sanidad 1986, Ley de prevención de riesgos laborales, 31/1995, Ley para la conciliación de la vida laboral y familiar de las personas que trabajan 39/1999.

Pero después más recientemente, se creó el 2001, Decreto Real por el cual se regulan todas las normas de Seguridad Social por maternidad y riesgo durante el embarazo. La más reciente de todas que es la Ley 3/2007 que se refiere a La Igualdad afectiva de mujeres y hombres. Estas leyes en su totalidad están sujetas a ser consultadas  en el Registro de BOE.

Vamos a explicar de qué se trata la Ley de Maternidad en España

Si claro que ahora mismo vamos a explicar de qué se trata la Ley de Maternidad en España en cuanto a la lactancia se refiere, si estás trabajando en una empresa y recibes un salario regular, podrás disfrutar de 16 semanas de baja para poder amamantar a tu bebé, pero además, si son mellizos, son dos semanas adicionales, o sea 18 semanas, en caso de trillizos, serían cuatro semanas más para un total de veinte semanas.

En caso de que el bebé  necesite ser hospitalizado después del parto, se le da  a la madre trece semanas adicionales, que sumarían un total de veintinueve semanas. Además después de los días de baja que brinda la Ley, las mujeres tienen una hora diaria de permiso para amamantar al bebé, la cual pueden ellas fijar a su conveniencia, pueden irse a casa una hora más temprano o llegar una hora más tarde. También existe la posibilidad de que lo fraccionen. Esto en caso de que el niño sea menor a los nueve meses. Estos permisos fraccionados, también pueden ser disfrutados por el padre.

En casos de parto de las trabajadoras, Para poder disfrutar de los beneficios de este seguro de maternidad es necesario que la madre esté debidamente al día con el pago de sus cotizaciones al seguro, y es que esta prestación económica consiste en la cantidad de 532 euros diarios a partir del día del parto con algunas salvedades como es natural.

La duración de ésta prestación será por 42 días, y se incrementará en catorce días más en el caso de familias numerosas. Sin embargo éste derecho a percibir el subsidio pudiera ser denegado, anulado o suspendido en caso de que llegara a comprobarse algún fraude por parte de la beneficiaria en cuanto a los datos suministrados.

Los padres también pueden disfrutar del permiso post natal

Mediante la presentación de documentos verificables, los padres también pueden disfrutar del permiso post natal, con la diferencia de que los padres solo podrán disfrutar de trece días de permiso tras el nacimiento del bebé.

Existen también otro tipo de permisos para aquellas personas que tienen familiares directos que hayan sido víctimas de algún accidente o discapacidad temporal. Estos permisos pueden llegar a extenderse hasta por un periodo de dos años. En caso de que se llegue a un acuerdo con la empresa, este permiso podría prolongarse por más tiempo pero con la reducción del salario del trabajador.